Sunday, April 01, 2007

REALIDAD VIRTUAL: ¿FUTURO O PRESENTE?

LA REALIDAD VIRTUAL, ECONOMIA SUICIDA: LA DESTRUCCION DEL CAPITALISMO, APRENDIZAJE Y EDUCACION EN LA SOCIEDAD DEL CONOCIMIENTO.

La realidad virtual (RV)
Por Luís Cugota y Carles Salas

¿Qué es?Interactividad e inmersión en 3D


La realidad virtual es la representación en tiempo real de un entorno simulado e interactivo generado por medios informáticos. Este mundo sintético puede mostrar la realidad (como en un simulador de vuelo) o ser totalmente artificial (como en un videojuego).
Básicamente, la realidad virtual puede ser inmersiva y no inmersiva. En la realidad virtual no inmersiva, el usuario interactúa con un entorno representado en su monitor mediante el teclado, el ratón u otros dispositivos. Puede estar conectado a Internet u off line. Es una experiencia multisensorial y bidimensional; su coste es bajo y es aceptada con facilidad y rapidez por los usuarios.


En la realidad virtual inmersiva, el usuario se encuentra en un entorno tridimensional (3D), con el que interactúa mediante guantes, gafas o un casco especial y, en ocasiones, con dispositivos que captan su posición y sus movimientos. El usuario se integra (visualmente) en el escenario artificial. Es una experiencia multisensorial y tridimensional, pero es un sistema caro y complejo.
¿Me interesa?Experiencia de marketing 3DLa inmersión en realidad virtual supera la simulación tridimensional y permite que el usuario interactúe, modifique y se adapte al entorno artificial.
La realidad virtual ofrece desarrollos consolidados en defensa (simulaciones militares) y entretenimiento (obras de ficción, películas y videojuegos). Presenta trabajos muy notorios en biología (vida artificial), medicina (pacientes virtuales) y psicología (tratamiento de fobias). Y también en arquitectura (modelos 3D de edificios), industria (simulación de procesos) y educación y ocio (aprendizaje multisensorial y turismo virtual).


Para el profesional y las pymes, la realidad virtual es una técnica útil para la formación de operarios (manejo de herramientas complejas) o de directivos (toma de decisiones). Pero la aplicación de la realidad virtual al marketing es espectacular. El marketing 3D presenta acciones promociónales impactantes, interactivas e inmersivas, breves, individuales o en grupo. Ya se realiza en la industria del automóvil, la venta de maquinaria pesada y la decoración de interiores.
¿Cómo usarlo?Pantallas, video proyectores y sonidoLas aplicaciones de realidad virtual (RV) requieren hardware y software adecuados. Tienen por objetivo que el usuario se sumerja en un entorno sintético de forma interactiva, autónoma y en tiempo real.


Algunas simulaciones de RV funcionan simplemente con un equipo informático de sobremesa y un monitor. Puede completarse con gafas o un casco especial y guantes o sistemas de seguimiento. El software presenta sonidos e imágenes realistas y ofrece experiencias 3D en una pantalla bidimensional.

Actualmente, sin embargo, cascos y sensores se han sustituido por pantallas de gran formato y alta resolución. En esta realidad virtual inmersiva el usuario se encuentra dentro del mundo virtual 3D, con el que interactúa en tiempo real. Son sistemas multipantallas, con proyecciones en paredes, techo y suelo o en una pantalla panorámica. El usuario interactúa en un mundo sintético, generado por docenas de unidades de procesamiento de gráficos, video proyectores, canales de audio y tecnología ultrasónica de rastreo de movimiento.
RecursosLecturas, empresas y experiencias realesPara iniciarse en la realidad virtual (RV), J.C. Parra, R. García e I. Santelices proponen esta descripción general con ejemplos prácticos:

Introducción práctica a la realidad virtual (pdf), editada por la Universidad del Bío-Bío, de Chile. Ir directo a: http://zeus.dci.ubiobio.cl/~sigradi/libros/


También es de interés el reportaje
Cien millones de píxeles son los encargados de obrar el milagro, que publicó Tendencias 21.
Ir directo a:
http://www.tendencias21.net/Crean-la-sala-con-mayor-resolucion-de-imagenes-de-realidad-virtual-del-mundo_a993.html

Son muchas ya las empresas que se dedican a aportar soluciones RV, por ejemplo,
Impact4D (sistemas innovadores RV) y Enxebre (ingeniería de sistemas de visualización 3D y marketing). También son destacables el colectivo italiano de arquitectos y artistas F.A.B.R.I.CATORS y VRCO (soluciones de visualización 3D).

Referente a las aplicaciones,
Virtual Reality Applications Center ofrece software libre y ejemplos comerciales, mientras que el Grupo Previ ha producido software RV propio para el tratamiento de trastornos psicológicos.

Como experiencias relevantes hay que mencionar
Cádiz Virtual, desarrollado por el Centro de Realidad Virtual de Barcelona y ParallelGraphics, y Second Life, un mundo virtual, lúdico y comercial, habitado ya por 3,5 millones de personas.


Economía suicida

¿Es inevitable la autodestrucción del capitalismo?
Por Alfonso Cornella y Sergio Rucabado

Me resulta algo desagradable, lo confieso, que en cada día más conversaciones de negocios oiga como se trata al individuo-cliente como a un mero objetivo de guerra, al que hay que "colocar" el producto como sea. El lenguaje de la economía de mercado se ha convertido en muy agresivo: no se trata con personas, sino con objetos cuya seducción desde el consumo garantiza el crecimiento de las compañías, objetivo que, por cierto, parece haberse convertido en el único objetivo de las mismas.

Pero uno tiene la impresión de que Adam Smith ha llegado al límite. El milagro del bien común conseguido con la búsqueda del bien individual, puede haber entrado en crisis. El mercado, como mecanismo para garantizar que, buscando cada cuál lo mejor para él, lo más conveniente en cada momento, hace emerger un bien común en forma de generación de riqueza (la ley de la oferta y la demanda), puede que tenga sus límites.


¿Y si una parte de la población ya no actúa de forma racional, de acuerdo con sus intereses, sino movida por una espiral de crédito y consumo que no puede controlar? ¿Y si la presuposición de que los recursos naturales, que están al principio de la mayoría de las cadenas de valor de nuestras economías, no fueran ilimitados? ¿Y si el planeta estuviera empezando a notar que consumimos más de lo que él puede regenerar?

Hace unos años leí el texto La tensión esencial de Thomas Kuhn. El autor de "La estructura de las revoluciones científicas" proponía en ese libro que la evolución de la ciencia era resultado de una tensión "esencial" entre "ciencia normal" (las teorías ya aceptadas, que van siendo aplicadas) y las "disrupciones" que los científicos jóvenes, menos ligados a la "ciencia normal", aportaban. Dicho de otro modo, en ciencia se avanza gracias a la tensión permanente entre conservadurismo y progresismo, entre norma y ruptura.

Me he acordado recientemente de la idea principal del texto, la de tensión esencia, como metáfora para intentar resumir la situación actual: Creo que la "tensión esencial" se da en estos momentos entre el individualismo feroz, de base económica, con el que nos está seduciendo el poder neoliberal (que ahora rige el mundo), y la realidad de que somos un colectivo (una red) en un mismo planeta, que debe funcionar de forma ecosistémica. Dicho en otras palabras, sólo nos importamos a nosotros mismos, pero sin los demás no podemos vivir.

En esta línea, comentaba Putnam en su libro Bowling alone que los norteamericanos habían dejado hace tiempo de "vivir en comunidad". De hecho, utilizaba en el propio título de su libro una observación que le sorprendió: muchos hombres ya van a jugar solos a los bolos (una actividad otrora claramente social). No hace falta movernos de nuestro Continente: el porcentaje de personas que viven solas en las grandes capitales de Europa no para de crecer (en algunas ya sobrepasa el 60%).


La paradoja está servida.

En la época de las redes, donde todo está conectado con todo (pronto lo estarán billones de "cosas", gracias a las etiquetas de radiofrecuencia), resulta que nos empeñamos en vivir como nodos aislados. Nuestro "aburbujamiento social" (vivimos en una burbuja cuyas fronteras son la hipoteca y el plan de pensiones) se evidencian a menudo en un pésimo comportamiento cívico. Como ciudadano no puedo dejar de deprimirme cuando veo el estado de los contenedores de reciclaje (rodeados de basura que sus "propietarios" no han querido separar adecuadamente), o cómo queda la playa el domingo por la tarde después de dos días de intenso uso por parte de ciudadanos que sólo se preocupan de su metro cuadrado individual. Lo de todos no es de nadie.

Si esta actitud in-cívica (sólo me importa lo mío) se mezcla con una cultura de la avaricia (tener es ser), el resultado es un modelo socioeconómico de nodos que compiten más que colaboran. Es cierto que el ser humano siempre ha sido avaricioso (quizás por auto conservación), pero, como nos recordaba brillantemente Diane L. Coutu en su artículo "I was greedy too", publicado tras la crisis ética de Enron, el problema cambia de escala cuando la avaricia "infecta a toda la sociedad", y cuando el dinero es la única métrica del éxito.

Es cierto que hay que competir para avanzar darwinianamente. Pero también lo es que algunos biólogos nos dicen ahora que colaborar (simbióticamente) es tanto o más importante para la supervivencia de las especies. El ecosistema impone un marco en el que sólo la colaboración permite sobrevivir.


De hecho, vemos la importancia de la colaboración en algunos campos de actividad. Así, es justamente la colaboración constructiva la que hace avanzar a la ciencia. Sin un flujo abierto de ideas no estarían donde estamos, en términos tecnológicos. Si cada idea de Newton o Schrodinger se hubiera patentado, todavía arderían teas para iluminar nuestras casas, y nos moveríamos a caballo.

Algo parecido lo vemos en algunas culturas básicamente colaborativas; pese a su preocupante estado económico actual, fruto de una burbuja especulativa inmoral, el futuro de Japón parece una apuesta segura, por el "orden" social que reina en la comunidad (¿en qué otra metrópolis de mundo puedes dejar tu coche con las llaves puestas, sin peligro de robo, más que en Tokio?).
La colaboración es el ethos de la productividad de una red. En otras palabras, una red en la que los nodos sólo piensen en su beneficio personal no puede prosperar. No tengo datos científicos para asegurar esta afirmación, pero es mi más profundo sentimiento actual.


En esta situación, nos encontramos con quienes aceptan que el individualismo es la forma de ser a la que tendemos naturalmente. Toda sociedad tendería así a una masa de individuos que procuran para sí mismos. La ciencia nos dice, ahora si, que en esa situación tienden a aparecer espontáneamente desigualdades de renta. Unos pocos prosperan, la mayoría sobreviven, y unos muchos no tienen nada que esperar. Una situación de desesperación de los excluidos, económica y tecnológicamente, que ahora no vemos, pero que será, me atrevo a pronosticar, el principal problema social dentro de 25 años.

En esta situación, algunos abogan por el "control" de los que no se ajustan a la "realidad" con tecnologías de simulación y predicción del crimen, à la "Minority Report". Pronto en tu barrio, de verdad. Softwares que permitirán predecir, con un mes de antelación, cuántos crímenes, y de qué tipo, ocurrirán en un determinado barrio de una ciudad.

Otros creemos en que no está dicha la última palabra.
Que este modelo económico calvinista del mundo como un permanente farwest no es el fin de la historia de los modelos económicos, como el sistema democrático que tenemos no es el último eslabón en el desarrollo de un sistema de gobierno más justo. Otra democracia es posible. Y otra economía debe ser posible.

Por eso, me ha parecido muy ilusionante, por refrescante, que algunas personas profundamente metidas en la economía competitiva (fusiones, adquisiciones, valor más allá del valor real, etc.) reconozcan que "los propios capitalistas se van a cargar el capitalismo", en una clara prueba de que lo no eco sistémico (lo que no tiene en cuenta el equilibro entre los componentes de un sistema) no tiene futuro.

Un ejemplo es lo que nos proponía Claude Bébéar, fundador de la exitosa aseguradora francesa AXA. En su libro Ils vont tuer le capitalisme (van a matar al capitalismo), ya comentaba que la economía meramente financiera (todo especulación) navega por libre, sin apenas conexión con la economía real (la producción).

En particular, el "valor" de las acciones (su precio en el mercado) no se corresponde con el "valor verdadero" de las empresas. A los inversores les importa poco lo que hace, por qué lo hace, y cuáles son los planes de una empresa: sólo les importa el valor "ahora" de las acciones.
Bébéar proponía un pequeño pero significativo cambio, que basaba en la idea de que los accionistas de una empresa no sólo tienen derechos, sino que también tienen deberes. Proponía que votar en las juntas de accionistas debería ser obligatorio. Y, más aún, proponía que el valor de las acciones no sea el mismo para todas ellas, sino que se premiara al accionista que las conservara más tiempo (a aquel, por tanto, que es fiel a la empresa, que cree en su proyecto, que es parte de su "sistema").


Análogamente, proponía que los dividendos fueran función del tiempo de posesión de las acciones. Así, la compra puramente especulativa quedaría en inferioridad de condiciones respecto a la compra "constructiva".
En fin, que veo la tensión entre individualismo económico y colectivismo ecosistémicoun colectivo único en el planeta como la más importante para los próximos años. Necesitamos, pues, cambios radicales de actitud, que nos orienten a lo que realmente somos:
Quizás de esto es de lo que deberían hablar en Davos...

Comentarios

Cooperación versus competenciaLo que esta sucediendo es que todo el sistema Económico, nace, crece, da sus frutos y luego degenera. El capitalismo no es una excepción y en estos momento se encuentra en su etapa de decrepitud, esta decrepitud se caracteriza por el intento de controlar los mercados a como de lugar, lo que crea una lucha entre grupos económicos dueños de grandes monopolios que ofrecen bienes y servicios, esta codicia por dominar la producción y la distribución de bienes muchas veces degenera en luchas militares en donde se impone quien mas recursos militares tiene, así de esta manera se pierde el objetivo de toda civilización que es fomentar los valores de igualdad, fraternidad, justicia y unidad, cuando estos valores han sido suplantados por los intereses Económicos que llevan apareados los antivalores de la codicia, la desigualdad y el egoísmo, ya no queda mas por lo cual continuar y un modelo de sociedad muere desaparece, para que surja un sistema que recupere los valores perdidos. En nuestra actual realidad es un hecho que los valores de la unidad ,la hermandad, la justicia y la igualdad están reclamando sus derechos y como el actual sistema ya no puede satisfacerlos se morirá para que surja algo nuevo sin importar como se llame: cooperativismo, socialismo, comunismo ...Escrito por Edgar Osmín Rosales [30/03/2007]


4 Preguntas Retorcidas
¿Cómo vamos a organizar la información en Internet en el futuro, como librarnos del ruido? ¿Qué impacto va a tener el DNI digital en los procesos participativos? ¿Cómo medimos la credibilidad (¿Karma?) para clasificar la información y las opiniones de los participantes? ¿Se convertirá la credibilidad la nueva moneda de cambio? ¿Que va a pasar con la política?Escrito por Diego Soroa [29/03/2007]

COOPERATIVISMO

Divulguemos propuestas concretas y siendo consecuentes prediquemos con el ejemplo, pongamos en funcionamiento acciones colaborativas. Fijémonos en los logros del cooperativismo en el País Vasco, véase el fenómeno social MCC. En efecto, todos podemos poner en marcha pequeños proyectos colaborativos que supondrían un freno a la especulación y una gran aportación a la comunidad.

Algunos ejemplos: La alternativa a las residencias para la tercera edad, inaccesibles para cualquier economía normal, causa que provoca que muchos ancianos tengan que vivir solos y sin recursos suficientes en sus respectivas viviendas, sería compartir una vivienda entre cuatro. Esto permitiría: obtener ingresos del arrendamiento de las tres viviendas que quedarían vacías, se liberarían viviendas accesibles para quien pueda necesitarlas, los ancianos gozarían de una renta extraordinaria con la que poder contratar servicios de asistencia doméstica lo que a su vez se convierte en fuente de generación de empleo, etc.

Si esta idea la aplicamos a otros ámbitos, como las cooperativas de consumidores, cooperativas de viviendas, veríamos que sólo es necesario pensar un poco, poner voluntad y organizarse para transformar el mundo y poner freno a la avaricia que nos arrastra al abismo. Como dijo aquel: Dame un punto de apoyo y moveré el mundo. Animo, ojala este comentario sea el punto de apoyo, porque la fuerza de las personas es ilimitada, ¡Cuando Colaboran!
Escrito por Edorta [29/03/2007]

El cambio esta en marcha¿Dónde encajan en la lógica capitalista las ONLs (Organizaciones No Lucrativas)? ¿Por qué se asocian las personas para crear cooperativas de consumidores y romper la dictadura de los intermediarios? ¿Conseguirán las asociaciones de comercio justo vencer a los oligopolios? ¿Sobrevivirán las marcas que no retornen una parte de sus beneficios en forma de labores sociales? Ya está pasando, al margen de los gobiernos y de las empresas, los individuos se agrupan de muy diversas formas para defenderse. A largo plazo, las "especies" individualistas son desplazadas por las que cooperan altruistamente. Por selección natural. El poder esta pasando de los que acumulan a los que reparten, de los que acaparan a los que comparten.Escrito por Alba Rojindell [29/03/2007]

Una nueva sociedad, una nueva democracia ¿Los próximos 25 años a donde nos llevaran? Indudablemente a un nuevo modelo de sociedad. Observo e intento a analizar los comportamientos que están cambiando: la comunicación, las relaciones, las formas de trabajo, muchas cosas están cambiando. La respuesta de a donde nos llevara los próximos 25 años, no la tenemos, Solo confió que las oportunidades que nos ofrece la tecnología y el desarrollo nos lleve a superar la individualidad de la sociedad capitalista. Siendo capaces de crear un nuevo marco social, donde el individuo crece dentro de un entorno colaborativo.

Escrito por Luís Aparicio [29/03/2007]

Soluciones de economistasLos dos comentarios anteriores a este preocupante tema parecen resumir dos de las tesis frecuentes que por alguna razón me dejan intranquilo: La de Omar, que cuando el colapso esté cerca, ya se autorregulará el sistema, Sin duda es cierto, aunque los historiadores saben hasta la saciedad cuál es la forma brutal de autoregularse que tienen los sistemas inestables. Y la de Enrique, que "a ver si hallamos la forma de educar a las próximas generaciones". Hombre, no está mal, pero... ¿porqué no empezar por esta generación, que es la que está viendo (y fomentando) el problema? Creo que los psicólogos sociales saben bien cómo las actitudes y las conductas (respecto a ese individualismo, etc) pueden ser fomentadas o denostadas, una vez nos hayamos puesto de acuerdo sobre la conveniencia y oportunidad de permitir vivir a nuestros nietos

Escrito por Juli Llueca [29/03/2007]

Imaginar el futuro"Los problemas no se pueden resolver pensando en el marco en el que fueron creados.", quizás el capitalismo no tenga solución, pensando dentro de el mismo, pero me parece que mas bien que el peligro de muerte, hará que cambie. Podría pensar que se pueden que se pueden desarrollar comunidades con sistemas económicos paralelos al capitalismo que lo aprovechen pero a la vez sus debilidades le sirvan para crecer, mi figura es como un globo lleno helio, la atmósfera mas pesada lo hace elevarse en este caso la atmósfera seria el capitalismo, solo hay que encontrar algo mas ligero (en eso estamos), que nos haga volar en comunidad.

Escrito por Omar Gibran González Topete [20/03/2007]

Especie suicida (?)El homo sapiens se constituyo en la especie dominante del planeta Tierra, sin duda que por inteligencia, pero también por su agresividad.- Hay otras especies que tienen, en algún grado, inteligencia, pero ninguna tanta agresividad como la humana. Esta agresividad ahora, si no la controlamos, nos llevara al suicidio y la destrucción del planeta. La verdadera inteligencia la demostraremos si hallamos la solución a esta paradoja y ponemos bajo control nuestra agresividad.

Si la economía parece suicida, ello es porque es la economía de una especie suicida: la humana! Espero equivocarme, pero hasta ahora es así. Ello no impide que podamos cambiar y hallemos la forma de educar a las próximas generaciones, no ya en la interacción agresiva, sino en la interacción colaborativa. Y la economía colaborativa es uno de los principales componentes de esa nueva cultura humana. Si no lo logramos, parece evidente que las hormigas y las cucarachas habrán demostrado ser más inteligentes que nosotros. -Escrito por Enrique Osvaldo MONTI GUEVARA [16/03/2007]

Aprendizaje y educación en la sociedad del conocimiento.
Por Ferran Ruiz Tarragó


Es un hecho manifiesto que, mientras que la sociedad y las actividades laborales están cambiando mucho en los últimos años por la globalización y las TIC, no lo hacen en igual medida las escuelas y otras organizaciones de las que las personas dependen para aprender y orientar su vida, incluidas las universidades.


El mundo escolar actual, concebido para el viejo orden industrial de la enseñanza en masa y el aprendizaje estandarizado, no consigue atender con éxito a un alumnado diverso, inquieto y complejo, alumnado que ha cambiado mucho más que las instituciones diseñadas hace tiempo para acogerlo.

Es un hecho manifiesto que, mientras que la sociedad y las actividades laborales están cambiando mucho en los últimos años por la globalización y las TIC, no lo hacen en igual medida las escuelas y otras organizaciones de las que las personas dependen para aprender y orientar su vida, incluidas las universidades. El mundo escolar actual, concebido para el viejo orden industrial de la enseñanza en masa y el aprendizaje estandarizado, no consigue atender con éxito a un alumnado diverso, inquieto y complejo, alumnado que ha cambiado mucho más que las instituciones diseñadas hace tiempo para acogerlo.


La respuesta de muchísimos jóvenes a la escolarización se manifiesta por medio de actitudes de escaso compromiso, de escapismo o de abierto rechazo. En la actual organización escolar incluso muchos buenos alumnos se sienten cotidianamente castigados por el mero hecho de ser individuos psicológicamente complejos encajados en un sistema diseñado básicamente con la premisa one-size-fits-all («un modelo para todos»).

Salvo excepciones, el fomento de la creatividad y del espíritu emprendedor, la aplicación del conocimiento, y el desarrollo de la personalidad y de los valores no son los pilares sobre los que se articula la educación actual. El resultado de todo ello se manifiesta en términos de pasividad y conformismo, de limitadas competencias, de bajas calificaciones y de abandono escolar, con los consiguientes perjuicios personales, sociales y económicos.

Una tesis del ensayo es que es muy posible que, después de prestar un gran servicio, el modelo industrial de organización escolar esté llegando al final de su vida útil, al menos para amplias capas de la población. La funcionalidad global de la escolarización, con su enfoque despersonalizado y orientado predominantemente hacia adentro y hacia el pasado, parece poco adecuada para estimular a los jóvenes a hacerse cargo de sus vidas y a afrontar las grandes exigencias de nuestra sociedad.

Lo más básico que falta hoy en día son visiones atrevidas, coherentes, inspiradoras y a su vez realistas de lo que la educación podría ser dentro de 10 o 20 años. Pero el sector educativo da pocas señales de responder por sí mismo a estos grandes retos. A pesar de que dispone de muchos informes sobre su estado y de que cuenta con grandes profesionales, se observan pocos progresos e incluso se percibe el agravamiento de ciertos problemas, lo que permite conjeturar que la educación actual no es una industria del conocimiento, ya que el conocimiento sobre sus propias prácticas no le basta para transformarse.

La educación es posiblemente el único ámbito que aún debate la utilidad de las TIC, aunque éstas tengan cada vez mayor presencia en los centros educativos. Los procesos de incorporación de las TIC carecen a menudo de un enfoque profundo y renovador, tanto por la falta de nuevas visiones de la educación como por factores estructurales que bloquean la innovación, como pueden ser un currículo excesivamente orientado a los contenidos, las limitaciones de la evaluación -que emplea procedimientos que no permiten valorar la consecución de nuevos objetivos-, la organización burocrática del profesorado y la consiguiente despersonalización de la actividad académica, las deficiencias en la organización de los centros, y, muy especialmente, la falta de atención al liderazgo educativo, que en los centros públicos españoles se materializa en un sistema de dirección escolar obsoleto, con más carencias que posibilidades, con más restricciones mentales y funcionales que poder de intervención sobre la realidad.

El sistema educativo tiene una gran necesidad de relacionarse con el mundo exterior, de aprender de él, de salir de su tradicional aislamiento y endogamia, tanto para mejorar sus prácticas como para formular nuevos objetivos y sistemas de organización y funcionamiento. En especial debería aprender del mundo de la empresa, que ha desarrollado un lenguaje común en torno a conceptos como incremento de productividad, orientación al cliente, gestión del cambio, reingeniería, gestión de la información, cultura corporativa y partenariado con otras organizaciones.

Estos conceptos le permiten interactuar, innovar y hacer frente a retos continuos, y en ellos las TIC tienen un papel estratégico. Ninguno de estos conceptos debería ser ajeno al sector educativo: se podrían incorporar al mismo dando lugar a nuevos diálogos, a una nueva generación de conocimiento y a un proceso de mayor integración de la educación en la dinámica social.

Los retos actuales requieren actuar con visiones y energías renovadas que permitan superar la falta de liderazgo, la insatisfacción permanente, el conformismo y la escasa relación con el exterior que imperan en el sistema educativo. Es preciso renovar los temas de debate, dar un protagonismo real a los alumnos y a sus padres, y apostar fuertemente por la colaboración entre los profesionales de la educación y los agentes empresariales y sociales, todo ello con el objetivo de enriquecer el sistema educativo con conocimientos y enfoques que hasta ahora le han sido ajenos. Sólo así parece posible avanzar por la senda de la transformación del aprendizaje, de los centros escolares y del propio sistema educativo que se requiere para estar a la altura de las exigencias y urgencias de la sociedad del conocimiento.

Nota: Este es un resumen del artículo del mismo autor, galardonado con el Premio Ensayo 2006 de la
Fundación Everis.